lunes, 16 de diciembre de 2013

El amor no es un fenómeno de la mente

haideé iglesias

[…] Somos parte de la existencia. ¿Cómo vamos a saber el misterio último de la existencia? 
Hemos llegado tarde; no había nadie presente como testigo. Y no hay forma de separarnos completamente de la existencia y convertirnos simplemente en observadores. Vivimos, respiramos, existimos con la existencia; no podemos separarnos de ella. En el momento en que nos separamos, nos morimos. Y sin estar separado, sólo como observador, sin involucrarte, sin apego, no puedes conocer el misterio último; de ahí que sea imposible. Siempre habrá algo que sea incognoscible. Si, se puede sentir, pero no se puede conocer. Quizá se pueda experimentar de diversas maneras, pero no como conocimiento. 
Cuando te enamoras, ¿puedes decir que "conoces" el amor? Parece un fenómeno completamente diferente. Lo "sientes". Si intentas conocerlo, quizá se evapore en tus manos. No puedes reducirlo a conocimiento. No puedes convertirlo en un objeto de conocimiento porque no es un fenómeno de la mente. Es algo que haces con el corazón. Si, tus latidos lo sabe, pero ese es un tipo de conocimiento completamente distinto; el intelecto es incapaz de "aproximarse a los latidos del corazón. 
Sin embargo, hay algo más que corazón en tí; tu ser, tu fuente de vida. Al igual que conocer a través de la mente, que es la parte más superficial de tu individualidad, con el corazón conces algo que es más profundo que la mente. La mente no puede adentrarse ahí, es demasiado profundo para ella. Sin embargo, detrás del corazón, a mucha mayor profundidad, está tu ser, tu verdadera fuente de vida. Esa fuente de vida también tiene una forma de conocer.
Cuando la mente conoce, lo llamamos conocimiento. Cuando el corazón conoce, lo llamamos amor. Y cuando el ser conoce, lo llamamos meditación.
Sin embargo, los tres hablan lenguajes diferentes que no se pueden traducir entre si. Cuanto más profundizas, más difícil resulta traducirlo, porque en el verdadero centro de tu ser no hay más que silencio. ¿Cómo traducir el silencio en sonido? En el momento en que traduces el silencio en sonido lo has destruido. Ni siquiera la música puede traducirlo. Quizá la música se acerque más, pero sigue siendo sonido.
La poesía no se acerca tanto como la música, porque las palabras por muy bellas que sea, siguen siendo palabras. No tienen vida, están muertas. ¿Cómo puedes traducir la vida en algo muerto? Si, quizá entre palabras puedes vislumbrar algo de aquí y de allí; pero será entre las palabras, entre líneas, no en las palabras, no en las líneas.

Osho

2 comentarios:

Related Posts with Thumbnails