domingo, 30 de noviembre de 2008

Herbie Hancock- Cantaloop Island

video

Blue note, para mi uno de los mejores sellos discograficos del jazz. Aquí Herbie Hancock al piano con el tema Cantaloop Island, en directo. Un capricho auditivo con ese estilo tan particular con el que acomete el teclado, acompañado por la trompeta de Fredie Hubbard, entre otros. Una delicia. Musicoterapia.
(Lo siento, se corta un poco antes de lo debido)

jueves, 27 de noviembre de 2008

Tao Te Ching XXVIII

Quien conoce su virilidad,
y conserva su feminidad,
es como el Arroyo del mundo.
Quien camina por el sendero de la virtud,
sin perder la Vida eterna,
se convierte de nuevo en niño.

Quien conoce su pureza,
y mantiene su debilidad,
será un modelo para el mundo.
Quien es un modelo para el mundo,
sigue el sendero del Tao,
no pierde la vida eterna
y retorna al infinito.

Quien conoce la gloria, pero se mantiene humilde,
es el Valle del mundo.
Vuelve a la simplicidad inicial,
y se hace eterno.
Cuando se pierde la simplicidad,
aparecen las personas “útiles”,
eue el sabio transforma en funcionarios.
El sabio necesita de pocas personas útiles.

martes, 25 de noviembre de 2008

Dejando el ego a un lado

Cuentan que un hombre llegó a la conclusión de que vivía muy condicionado tanto por los halagos y aceptación de los demás, como por sus críticas y rechazo. Dispuesto a afrontar la situación, visitó a un sabio. Este, oída la situación, le dijo:
-Vas a hacer, sin formular preguntas, exactamente lo que te ordene. Ahora mismo, irás al cementerio y pasarás varias horas vertiendo halagos a los muertos; después vuelve.
El hombre obedeció y marchó al cementerio, donde llevó a cabo lo ordenado. Cuando regresó, el sabio le preguntó:
-¿Qué han contestado los muertos?
-Nada señor, ¿cómo van a responder si están muertos?
-Pues ahora regresarás al cementerio de nuevo e insultarás gravemente a los muertos durante horas.
Cumplida la orden, volvió ante el sabio, que lo interrogó:
-¿Qué te han contestado los muertos ahora?
-Tampoco han contestado en esta ocasión; ¿cómo podrían hacerlo? ¡están muertos!
-Como esos muertos has de ser tú. Si no hay nadie que reciba los halagos o los insultos, ¿cómo podrían éstos afectarte?

Decir que es difícil, es hacer exactamente lo contrario de hablar con los muertos. ¿Por qué razón tenemos tanto miedo a las palabras de los demás? Si nosotros no les damos significado más allá de lo que son –palabras-, y además no nos hemos deshecho de nuestros prejuicios o inseguridades antes, el campo de cultivo está servido para caer en las redes de los halagadores o de los improperios que nos suelten algunos. En el halago, se rinde nuestro débil ego, lleno de carencias y muy baja autoestima. En el insulto, se rinde nuestro soberbio ego, lleno de arrogancia y prepotencia. Ni más ni menos que aquello que nos agrada o molesta en el otro es aquello que tengo que mirar dentro de mí. El otro es el espejo que refleja mis carencias.
Sin solucionar antes estos condicionamientos, nos costará poder evolucionar hacia una mejor y más comprensiva sociedad, además de libre. Y la sociedad la constituyen los individuos, no al contrario.
Qué vivir en un determinado marco cultural puede condicionar el pensamiento, cierto, pero pienso que tenemos un hermoso cerebro que nos permite reflexionar, entre otras muchas capacidades. Entonces no me parece que estar siempre echando balones fuera nos beneficie en nada.
Hacernos responsables de nosotros mismos. Esto lleva siglos diciéndose, sólo hay que aprender a escuchar y pensar que todos somos capaces de llevarlo a cabo, no sólo unos pocos privilegiados, sino todos.
Alcanzar la libertad duele, y más cuando se desconoce lo que significa. Al realizar este camino de autoconocimiento descubriremos en nuestro interior algo muy valioso que ha estado confuso y perdido sin saber que ese ser en realidad somos nosotros; alguien que ha estado construyendo carcasas para poder protegerse del dolor. Esta actitud nos ha hecho olvidarnos de quien heramos en realidad, confundiéndolo con nuestra libertad, queriendo protegerla a toda costa y no es más que miedo. Este dolor es el que nos lleva a necesitar los halagos o a sentirnos ofendidos. Todo son constructos mentales erróneos de nosotros mismos y que son una gran cárcel. ¡Cuánto derroche de energía para perdurar en el error! ¡Cuánto ego que nos convierte en ciegos! La libertad te hace respirar hondo y sentirte ligero.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Silencio II

____________________________________________________________________ __________________________ ________________ ________________________ _______________ _________ ____________ _________ _________ ___________ __________ _______ ________ ________ ________ _____________ ___________ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . .
. . . . . . .
. . . . .
. . .
. .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.

.

.

.

.











mente aquietada

jueves, 20 de noviembre de 2008

A grandes almas grandes pruebas

Y desde un principio se proclama
la reunión para que nazcan las almas.
el llamado juicio de la existencia,
el oscurecimiento de la Tierra.
[...]

Y las más ociosas se dan la vuelta
para observar de nuevo el sacrificio
de las que por alguna buena causa
abandonarán de buen grado el Paraíso.
[…]

Y sólo es elegido quien desea,
habiendo escuchado la vida que le espera
allí en la tierra, lo bueno y lo malo,
sin ninguna sombra de duda.
[…]

Tampoco falta entre la multitud
un espíritu dispuesto a enfrentarse,
heroico por su indefensión,
a la enormidad de la Tierra.
[…]

Pero al final siempre habla Dios:
“Un pensamiento en la agonía de la lucha
podría tener el más valiente por amigo,
el recuerdo de que escogió la vida;
pero el destino puro al que te abocas
no admite el recuerdo de la elección,
o de otro modo no sería terrenal la congoja
a la que das tu consentimiento”

Y así, la decisión debe volver a tomarse,
aunque la decisión final sea la misma;
y el sobrecogimiento eclipsa al asombro,
y por toda aclamación se hace el silencio.
Y Dios ha tomado una flor de oro
y la ha roto, y de ella ha extraído
el lazo místico para liga y unir
el espíritu y la materia hasta que llegue la muerte.

Y la esencia de la vida,
pese a nuestras muchas decisiones, carecer
del claro recuerdo duradero,
de que la existencia nos depara
sólo lo que de algún modo escogimos;
y así nos vemos despojados de orgullo
en este sufrimiento con un único final,
y lo soportamos abatidos y desconcertados.

Robert Frost
Fragmentos de “El juicio de la existencia”

Muchos años tardé en poder llegar a entender que todo el sufrimiento por el que estaba pasando era algo que yo había elegido. Un prueba que yo había de superar para poder evolucionar hacia una conciencia superior. “A grandes almas, grandes pruebas” Todos nos llegamos a encariñar con nuestros sufrimientos, como si el sufrimiento en si fuera la respuesta. Ese sufrimiento es sólo un túnel oscuro por el que se ha de pasar. Tan oscuro que en ocasiones sólo piensas en abandonar, en dejar de sufrir, en dejar de existir para liberarte de el. Si no consigues pasar el túnel y decides marcharte, volverás de nuevo aquí, para que consigas llegar a donde tú elegiste. Si consigues pasar el túnel, entonces aparece la luz, aparece el como y el por qué de todo lo acontecido y es entonces cuando comprendes.
Hay demasiada información tergiversada respecto a todas las religiones. Muchos hombres han confundido las enseñanzas trasmitidas, no recordaron a que vinieron y aparecieron las debilidades humanas, en vez de la conciencia superior. Por esto se dice tan a menudo que comprenderás a través del sufrimiento. Una persona que ha sufrido, no deseará nunca bajo ningún concepto que haya sufrimiento en su entorno, y si lo hay hará todo lo que esté en sus manos para poder paliarlo, y por supuesto no usará la violencia gratuita, ni soliviantará los ánimos, envenenando a las personas con ideologías o proclamas o proselitismos de ningún tipo. Cumple con su misión, la que haya reconocido como propia, la que tiene que cumplir, sin importar los obstáculos, sabe que todo es para el bien común. No ambiciona reconocimientos, ni honores, sólo transmitir aquello que tiene la certeza de conocer, he intentará hacer comprender a los demás ese conocimiento, ardua tarea, más no le importa, es lo que tiene que hacer. Respetará cualquier forma de vida, y comprenderá las debilidades humanas, haciendo lo que considere oportuno respecto a ellas. Hay personas aviesas que han evolucionado a la inversa, y si es necesario se enfrentará a ellas, mas será ella misma, no inducirá al fanatismo, ni utilizará las palabras para que otros cumplan con lo que ella a elegido. Dejará siempre libertad de elección al otro, aunque sepa de su confusión y ofuscación, pues entiende que ha de tropezar para comprender y si no es así, acepta que ha de seguir su camino. No lo desamparará, pero tampoco lo arropará en exceso, pues comprende que de este modo, el otro no logrará conocer su potencial para encontrar su camino y misión aquí. Muchos se van, muchos sufren, muchos se confunden, mas siempre hay un propósito mayor, que comprende más allá de nuestro limitado entendimiento carnal.
Una vez comprendido esto, todo comienza a transformarse alrededor. Todo fluye en armonía con tus pensamientos, pues estos ya están libres de dolor y sufrimiento, y la mente es nuestra servidora, porque hay entrega al bien común. No se te abandona, van apareciendo indicadores de aquello que es correcto, pero también comprendes que si alguien no ha evolucionado de la misma manera, has de dejarlo ir, es su libre albedrío, no el tuyo el que ha de primar. Por lo tanto desaparece el control y el afán de poder y de manipulación. Todo fluye en armonía con el universo, ese que es sabio y que yo entiendo como la esencia de Dios.

martes, 18 de noviembre de 2008

Agua

Y...
si pudiera arrancarme los poderosos miedos...
Tendría un sinfín de claridades,
diáfanas y cristalinas,
como el agua pura de manantial,
que en su invisible transparencia,
convierte el roce,
suave,
y dócil,
en poderosa arma perforadora.
Ya descubrí que decir: “si pudiera”,
es tan mortal como una rueda del molino atada a mi cuello,
esa,
que pesada y dura,
no me deja avanzar en el camino.
Ya no digo “si pudiera”,
ahora digo,
PUEDO.
Y...
me siento agua:
suelta,
libre,
dinámica,
grácil,
y tan delicadamente fuerte como ella,
y tan intempetuosamente arrebatada como ella;
mas como ella,
en la calma de nuevo,
soy frescor y armonía.
Ya no tengo empeño en seguir la corriente;
la corriente,
soy yo.

lunes, 17 de noviembre de 2008

September fifteenth

video
Pat Metheny & Lile Mays

Storm

video

domingo, 16 de noviembre de 2008

Estropear el caldo

En cierta ocasión, un anciano maestro no abrió la boca en todo un retiro. Uno de los participantes dijo: “¡Qué manera de perder el tiempo! No esperaba que el maestro enseñara totalmente el Budismo, pero hubiera bastado con que dijera un par de palabras. Verdad Absoluta”
Al escucharlo el anciano replicó: “¿Por qué te quejas? Es imposible decir una sola palabra sobre la Verdad Absoluta”. Luego, rechinando los dientes, agregó: “Hasta lo que acabo de decir es absurdo”
En la habitación contigua, un anciano que había escuchado casualmente la conversación exclamó: “Una exquisita olla de caldo echada a perder por los excrementos de dos ratas”.
¿Qué caldero no contiene uno o dos excrementos de rata?

jueves, 13 de noviembre de 2008

Mirar con los ojos del alma (III)

Llevo un tiempo observando que a medida que hay más personas con estudios, hay más personas que imparten enseñanzas. Más oferta, que genera más demanda, pero que tal como va avanzando, va entorpeciendo el camino de los que vienen detrás. Saturación. Todo el mundo sabe de todo, pero paradójicamente, casi nadie sabe de si mismo. No nos conocemos, no sabemos de lo que somos capaces, no hay posibilidad. Se busca mejorar la vida y los derechos, pero a la vez se genera más y más inseguridad y disgusto, además de egoísmo.
Todas estas personas de las que hablé al comenzar a escribir este texto, son un poco el reflejo de este dinamismo. Nunca como hoy, que dicen no se lee, se publican tantos y tantos libros de los más diversos temas y autores. Masificación, pero masificación que no va necesariamente acompañada de calidad, al menos por lo que a mi me parece calidad. Ya digo que he encontrado muchas cosas inciertas, y también pocas ganas de verificar la información vertida en esos libros. Todos a convencer de su idea. Todos a vender. Marketing.
Como no tomemos conciencia de este fenómeno, algo que muchos ya estamos haciendo, la masiva introducción de ideas y conceptos generará más y más confusión en las mentes jóvenes y también en los más sencillos. No es una cuestión de proteger o de ir salvando el mundo, sino de un sentido de la responsabilidad, responsabilidad para con uno mismo, y la mejor manera que conozco y la cual comparto con otros muchos es sentir, saber por qué hago lo que hago y por qué cometo los mismos errores una y otra vez. Por qué siempre tengo relaciones desastrosas, por qué no tengo amigos, por qué tengo problemas en el trabajo, por qué me encuentro siempre con personas problemáticas, por qué me quejo pero no hago nada para cambiarlo. Alma. El alma que no se siente. Por ello se pierde el sentido de lo importante y lo importante es el interior de uno mismo, la sinceridad en reconocer que yo soy el más directo responsable de lo que me acontezca, ya no vale escudarse tras un pasado, estoy hoy aquí y ahora y si quiero madurar como ser humano he de enfrentarme a mis propios problemas.
Me pase mucho tiempo bregando para hacerme entender por los demás, para comprenderles, para caer bien, en una creencia de que así conseguiría se querida. Craso error. Desperté un día dándome cuenta de que si aparecían todas esas personas y obstáculos en mi vida, claramente había de ser yo el problema, por mucho que yo me empeñara en convertir a los demás en culpables. ¿Culpables de qué? ¿De estar tan confundidos como yo, o más que yo? No. Ya no me valía esa disculpa. Porque en definitiva era una disculpa para no hacerme dueña de mi misma, siempre esperando que los demás cambiaran y fueran mejores personas. Me di cuenta de algo importante, de mi miedo. Miedo a ser la gestora de mi felicidad. Si encontraba a una pareja, miraba a ver que tal ideal cumplía. Si había problemas en el trabajo, que tan mal andaban los otros que siempre se discutía. Deje de soliviantarme, deje que ellos discutieran, deje de querer que esa pareja fuera mi clon… y comprendí entonces que llevaba conmigo un gran tesoro, una gran paz y un gran amor.
Poco a poco el mundo alrededor fue transformándose, en mi interior cada vez más los estados de ánimo eran más satisfactorios, y en el exterior, cada vez más aparecían personas que ponían a prueba ese cambio.
Ya no las veía como enemigas, sino como maestros. Aprendí a mirar de otro modo en el mundo. Aprendí a mirar con los ojos del alma. Los ojos del universo, y entonces comenzó la sincronicidad, comencé a entender muchas cosas que antes se me pasaban desapercibidas. Entonces el pensamiento era mi constructor cotidiano. Cuanto más generosa era, y más pensaba en el bien común, más y más sincronicidades ocurrían. Siempre estuvieron ahí pero o no las veía o las llamaba casualidades. No hay tales casualidades. Y tampoco esto que expreso aquí tiene que ver con el determinismo aunque lo pueda parecer. Es un concepto de libre albedrío, o lo aceptas o no. No se impone.
¿Esto significa creer en Dios? Bien para quien así lo entienda lo será, para mi es ver o sentir algo que para poder entendernos lo expresamos con ese nombre, para mi no lo tiene. Por ello comúnmente lo trascribo como universo, aunque en absoluto me moleste decir que ese concepto pueda ser Dios. Si, mística, esto es la mística, pero va más allá de la fe como la entienden algunas personas, traduciendola como ceguera; y del pensamiento mágico, tal como lo quieren expresar en la comunidad científica.
Al principio es algo intangible, luego es algo que sientes dentro de ti. Una energía tan fuerte que no dudas y es como una luz que te va guiando. Luego ya nace de un conocimiento, de una experiencia. Va más allá de lo explicable, solo se siente. No hay palabras, solo se siente. Plaf, ahí está. Es como una ráfaga de entendimiento. Por eso hay que vivirla. Y olvidarse del miedo aunque aparezca. Este es nuestro mayor carcelero y lo malo es que la mayoría de la veces no lo vemos. Nos confunde con su miles y miles de argucias y justificaciones. Bien inventamos…, pero con el miedo, para lo negativo. Si todo ese derroche lo pusiéramos a trabajar en el pensamiento positivo, cambiaríamos rápidamente. Pero esto no se da solo en lo espiritual, también se da en el ámbito de la investigación. Es esa sensación que te dice que hay algo, que no lo puedes asir pero que está ahí, hablándote constantemente. Y buscas la manera de traducirlo, de ponerlo en palabras o en materia. En muchas ocasiones el esfuerzo se pierde para los otros, pues o lo desprecian o no lo ven. Y sólo con el paso de los años se convierte en una teoría aceptada. Si tiene que ser en el momento que tiene que ser, será. Y no hay más. Y me dirán algunos que entonces para que va uno a molestarse en hacer nada si lo que va a ser será. Pues precisamente porque de eso se trata, de vivir aquí y ahora, de hacer lo mejor que puedas en cada momento para que puedas sentirte mejor contigo mismo, y puedas evolucionar como ser humano, no sólo como un animal, sobreviviendo malamente. Y me caen muy bien los animales, de hecho tendríamos que fijarnos más en su potencial de vivir el presente y discurrir nuevas acciones para sobrevivir. En definitiva, tener lo mejor de los animales y evolucionar hacia lo mejor de los seres humanos, que son valores vinculados a lo espiritual.
Aquí doy un giro a lo anteriormente expresado, sobre todo porque me parece que es precisamente donde reside el mayor error que está asolando ahora mismo esta sociedad que se llama a si misma avanzada. Si, tenemos de todo lo material, pero estamos vacios de lo inmaterial y a eso es a lo que llamo alma, a lo inmaterial que nos sustenta, átomos, si átomos, pues eso somos, pura energía en funcionamiento. Más adelante hablaré de los vortices de energía:los chakras. Con ellos espero que quedará mejor reflejado quizá este concepto de alma tal como la entendemos ya muchas personas, algo que tiene su base en Oriente, como siempre, al final siempre acabamos mirando hacia donde sale el sol, pero también hacia donde se pone. porque ambas posiciones nos hacen sentir más en contacto con la naturaleza. ¿Alguien se a parado a pensar que esto tiene un significado importante? ¿Qué aunque nosotros lo veamos como dual, la tierra es la que gira y en realidad no hay diferenciación entre Oriente y Occidente, sólo la hemos creado nosotros con nuestros limitados sentidos? El sol no tiene dualidad.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Mirar con los ojos del alma (II)

La palabra especular aparece constantemente en sus conversaciones, no puedes imaginar, no, porque eso es especular, ¿y cómo se llegó entonces a realizar el primer descubrimiento si no es especulando, o sea imaginando? No voy a decir que no entiendo este comportamiento porque sería incierto, pero me parece muy limitante, sobre todo para alguien que depende de datos. Pero si consideran que imaginar está dentro de la subjetividad, automáticamente se desecha. Repito limitante. Este comportamiento de obstrucción a la imaginación y a la subjetividad dificulta el avance en las investigaciones, y no es porque sea difícil de demostrar, sino porque no interesa que se demuestre, ya que esto tiraría por tierra todo un mundo social complejo -que depende de esas teorías o métodos-, como seria el de la comunidad científica. cuánto más dificulto determinadas ideas, más tardan en salir a la luz y por lo tanto más tiempo me mantengo yo en el candelero y por supuesto en el poder y todo lo que ello conlleva, sobre todo tener acceso a dinero y estatus.
Hablamos de los comportamientos de maltrato a las mujeres y a los niños y sin embargo no hablamos claramente de este otro tipo de comportamientos que diezman la libertad de cada ser humano. Si, porque por cada error que cometen al tener tanta influencia cae sobre la sociedad, ya que como he dicho, si no lo dice la ciencia, no parece servir. El poder corrompe, parece una frase hecha, pero es tan cierta como que respiramos. Y sentirse arropado cuando no estas muy seguro de ti mismo, hace que te sientas más fuerte, ya que hay más que piensan como tú, y si se es mayoría, entonces necesariamente se ha de tener razón. Pero para eso están las minorías activas, para demostrar lo erróneo de este convencimiento. Y hasta una sola persona puede ser capaz de salir adelante y cambiar su entorno. Si, somos miméticos, y al final la resistencia, llamada en el nuevo lenguaje cognitivo, disonancia cognitiva, cede paso para ir poco a poco introduciéndose en el entorno, haciendo estas personas de puente para lo que al final será ya una expansión en la sociedad. Esto es lento, desde luego, pero si no hay quien abra el camino, nunca cambiará nada. Pero para esto hace falta abandonar el paternalismo que caracteriza a estos grupos, en su afán por proteger acaban asfixiando o contaminando a todo el que entra en contacto con ellos.
Bueno no quiero desviarme del tema, así que… ¿Ciencia y razón? o ¿Alma y comprensión?
Entre estas dos opciones –hay más por supuesto- parece haber una frontera infranqueable, en la que ni unos ni otros se entienden. En la parte espiritual porque quieren ser escuchados y no estudiados como si fueran animales de laboratorio (aunque en ocasiones si los que quieren investigar son personas receptivas y no tratan a las personas como si fueran meros objetos –estas personas llegan a insensibilizarse de tal manera que si tú les dices que te afecta emocionalmente que maltraten a los animales en las investigaciones, te llegan a decir: “claro es que si tienes prejuicios”, ¿desde cuando la ética y los principios son prejuicios?- entonces se accede a ello)
En la parte científica porque quieren imponerse sin escuchar nada más que lo que su comunidad diga. Ya digo los opuestos, blanco o negro. Aunque desde el mundo espiritual se es más tolerante y comprensivo.
Hay muchas opiniones -como esta que yo escribo ahora- y todas son personales. Pero ¿de que manera personales? Hablaré de la mía. Mi afición a la lectura y mi libertad de criterio me han ayudado para leer todo aquello que fue apareciendo en mi camino de aprendizaje, y cuando digo todo es aquello que es afín y lo que no. Mis problemas emocionales me trajo, pero ha sido para adquirir una mayor sabiduría a través de lo experimentado, que es muy bienvenido.
Si interpretamos el mundo desde nuestra subjetividad y así es por norma general, estaremos dándole el sentido que de un modo u otro es coherente con nuestras experiencias. A mi siempre me pareció difícil escribir, transmitir aquello que sentía traduciéndolo en palabras que tuvieran significado para los demás. Según leía libros y más libros, fui dándome cuenta de que a pocos les importaba lo más mínimo ser rigurosos. No contrastaban sus opiniones con otros, no se documentaban para dar una información lo más cercana a la veracidad a sus opiniones. No se trata solamente de escribir, como aquel que vomita no puede evitar expulsar fuera de sí lo que tiene dentro. Esto me dio que pensar. Pensé que realmente mi preocupación por expresar aquello que sentía no tendría que serme tan difícil, bastaba con ser honesta. Esto era realmente lo que echaba de menos, honestidad. Cierto que ser honesto no implica verdad, pero aclaro esto, pues en mi caso hay un acompañamiento de experiencias personales que me ayudan bastante, por algo menciono la palabra sabiduría. No es mi pretensión acusar a nadie, expreso mi sentir al respecto, por supuesto subjetivo.
Cuando uno aprende a mirar con los ojos del alma, percibe algo más que la materia, percibe los sentimientos, los estados de ánimo… todo un mundo subjetivo que tan necesario resulta para poder comunicarse. Comprendes entonces el sufrimiento porque lo sientes, empatía. Sientes el de todos los seres vivos, es por esto que no comparto la investigación con animales, aunque la justifiquen como "que es para salvar a los seres humanos". Y otra vez la religión. Todavía no nos hemos desecho de la supremacía del hombre sobre el animal, algo que tanto inculcó la mala interpretación de la Biblia desde el ámbito episcopal. ¿Pero entonces nos hemos deshecho de la influencia de la Iglesia o no? Para poder darse cuenta de cómo estamos aún condicionados por todo lo que ha acontecido en la sociedad hacen falta muchos años de introspección, algo que la mayoría de nosotros no hemos enfrentado. Porque queramos o no, como decía al principio, todo nos influencia, todo. Y no sólo nos influencia sino que nos marca de por vida, hasta que ocurre algo que nos hace despertar de la irrealidad en la que estamos inmersos, aquella que nos hace creer que somos algo que no somos. Otra vez esto es mirar con los ojos del alma. Pero al cerrar esta ventana – si, la veo como una ventana al mundo desde mi interior- cierro también la posibilidad de entender el mundo que me rodea. Símbolos que traen parejo todo un mundo de interpretación, de comprensión, con tal de pararse lo suficiente a mirar. Si miro una flor, no sólo veo su estructura, forma y color, no es solamente un objeto, es una sensación que percibo con mis sentidos, pero aún yendo más allá, la percibo como vida, una vida rica en aromas, en generar otra vida, en delicadeza… si, todo lo que he aprendido. He aprendido a ver y a sentir. Entonces ¿por qué se piensa solamente y no se siente? Esta desconexión con el mundo de los sentimientos (traducir los sentimientos, que significan, y porqué hago lo que hago) añade un obstáculo bastante grande en la comprensión del otro (aparte de a mi mismo). Tanto para bien, como para mal. Saber cuando el otro es sincero. Saber cuando el otro miente. ¿No estamos todos en ese tobogán? ¿No centramos nuestra existencia en evitar ser engañados? Un buen modo de conseguir librarse de este miedo es precisamente ir hacia el miedo, no huir de él. Cuanto más evitamos enamorarnos, que no nos engañen, que no se aprovechen de nosotros… estamos impidiendo un flujo natural de selección, tal como entiendo yo la selección, que es la experiencia. Pocos afortunados hay que aprendan de las experiencias de los demás. La mayoría aprende de sus fracasos o aciertos. Esto es básico. Pero en el momento en el que nos adentramos en el mundo que evitamos y damos pasos, descubrimos toda una gama de posibilidades que no veíamos. Si cada vez que no leo a un autor, no escucho una conferencia, u otras muchas cosas, cuando no como un alimento, no me acerco a esa persona… estoy poniendo una barrera, estoy imposibilitando el conocimiento del otro o de lo que pueda acontecer en esa acción. Curiosamente desde la ciencia se desdeña (digo desdeñar porque se habla con desprecio de aquel que se expresa con él) el pensamiento mágico, cuando es este el que te ayuda a tener fe en salir adelante. En ver un poco más allá. Las religiones, también se han aprovechado de él. Los políticos lo usan para conseguir votos, en el mundo del marketing se usa para vender más, los bancos para que les pongas a su disposición tu dinero, las compañías de seguros para que no te roben, o puedas disfrutar de una pensión… es curioso porque cuando tienes pensamiento mágico crees en ti mismo de tal modo que aquello que piensas y deseas se cumple, porque tienes confianza en ti mismo, por eso digo que es curioso, pues todos pretenden que tengas más confianza en ellos que en ti mismo. Parece que lo que se pretende entonces es hacerte lo más dependiente posible para que estés tan supeditado a estos grupos, sean cuales sean, que no puedas sino ser un número para su conveniencia, conveniencia que se traduce en la palabra poder. Cuanto más grande el mundo, más diversidad de ofertas, y más invalido te vuelves. Dependes más de los otros, no te preocupas de hacer nada por ti mismo, y pienso que esto genera una gran falta de autoestima. No es volver a la época de las cavernas, pero si de tomar conciencia de que no necesitamos tanto de los otros. Si podemos necesitar el contacto humano, cálido, ese que yo llamo aquí alma, es tan grande la diferencia entre una persona que deja traslucir su alma a la que es incapaz de mostrarla, es tan grande. Esta que reflejan unos ojos llenos de bondad, una mano cálida que te socorre en un apuro, una conversación sentados en un banco, simplemente por el placer de charlar, contarle un cuento a un niño, narrarle una historia a un adulto… enseñar a hacer un pastel, un plato sencillo para comer, una lámpara, a remendar un calcetín, en definitiva a sentirte valioso al ver que eres capaz de cuidarte con tus propias manos.
De nuevo la divido.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Mirar con los ojos del alma

El alma este concepto que tanto se han empeñado algunos en dejar de lado es lo que nos sustenta. Sin ella ninguno de nosotros estaría vivo, vivo en el sentido de adentrarse en sí mismo y escuchar lo que ella nos tiene que decir.
A pesar de vivir en una cultura cada vez más amplia y con grandes medios para enriquecerse espiritualmente, se dibujan con claridad dos opuestos: la razón, que se centra en el cerebro como regidor único de nuestra vida y por otro lado la espiritualidad, que se centra en las vivencias intrínsecas vistas como la experiencia personal sentida e interpretada por cada uno de nosotros, siendo esta última la que pongo más cerca de mí -como ser humano- sin desdeñar la otra, y que busca el holismo: conjunto de todo. Individuo y ambiente, pero no ambiente entendido como seres en sociedad, sino la influencia de todo lo que está a nuestro alrededor, y cuando digo todo, el abanico es muy amplio, como todo aquello que no vemos o interpretamos con nuestros sentidos, pero que nuestro organismo si percibe, queramos o no, seamos conscientes o no.
Nosotros los de a pie, como me gusta llamarnos, vivimos aquello que sentimos, si porque por el momento yo no quiero se considerada científica. En todo caso investigadora. Será que me gusta ser libre.
Los científicos se centran en saber que es lo que hay dentro de nosotros como organismos vivos que explique el por qué de nuestros comportamientos, de momento están un poco confusos para saber explicar los pensamientos, no me extraña, algunos actúan como si ellos no fueran humanos y estuvieran por encima de aquellos a quienes estudian. La ciencia comenzó por un afán de conocer, de explicar, de apartarse de los dogmas que aquí en occidente traía consigo la Iglesia, ¿y ahora?, ahora ellos son los que parecen tener la hegemonía de la verdad, que si no lo dicen desde el ámbito científico, no es valido. ¿En que se han convertido pues? ¿En la Inquisición de los siglos XX y XXI? Ser dogmático y ser científico es una contradicción, así que, o aprenden a hablar con más prudencia o cada vez más personas les apartaran de su lado, aunque ahora estén en el puesto de los ganadores. Pero bueno, esto que estoy diciendo no es nada nuevo. Cada vez que comienza a producirse un cambio, los gregarios asustadizos tiemblan pensando que van a perder su poder. Nada nuevo, insisto. Pero a pesar de esto, no parece que aprendamos de la Historia, vivimos como en un limbo, en lo que aquello que nos acontece es siempre ajeno a la vida de los otros, levantarse, vestirse, comer, hablar, desvestirse y a dormir de nuevo. ¿De que se presume? ¿Por qué se presume? Es curioso, porque se mira para uno mismo pero no dentro de uno mismo. Una diferencia importante entre individuación e individualismo. El primero te hace libre para poder vivir en sociedad compartiendo sin perder tu identidad, creando así el criterio propio. El segundo se hace cada vez más egoísta para que los demás estén a su servicio y dar lo menos posible de si mismo a la sociedad. ¿Por qué repetimos desde hace siglos los mismos patrones de comportamiento? Leer a un clásico y comprobar lo poco o nada que hemos evolucionado como especie, resulta para mi asombroso. Tanto materialismo nos ha abocado a vivir para las máquinas, somos los esclavos del progreso que supuestamente nos iba a liberar. Esta claro que ha sido una equivocación, no hay más que ver los resultados en la sociedad en la que vivimos: cada vez más personas con trastornos emocionales que viven enjauladas y quejándose. Y la teoría de la evolución que en vez de ayudar a evolucionar a quedado estancada en no ver más allá de lo biológico. Otra vez aparecen los dogmas. Parten de unas premisas pueriles, que es: aquello que no se puede demostrar no existe, como me han llegado a decir a mi textualmente. Lo siento, pero será más bien que no hemos encontrado el modo de demostrarlo, no por eso hemos de ser tan arrogantes de negarlo. Respeto, es la palabra, no odio, que es lo que parece imperar. Y sobre todo muchas mentiras o verdades a medias. Se oculta información. ¿Cómo una persona dentro del ámbito científico o que se llama a si misma científica puede ocultar información? Esto tiene un nombre, no creo que haga falta mencionarlo. Y evidentemente de científico nada. Eso era lo que pregonaba Skinner en su novela “Walden dos”: que había que dejar leer aquello que el que dirigía la comunidad considerara oportuno. Vamos, tanto como erigirse en Dios. Y eso me parece que se consideran hoy en día muchos científicos. No siento animosidad, sólo estoy constatando hechos que me rodean cotidianamente, y sobre todo porque no me quedo con lo primero que se me dice. Algo que me ha traído problemas, pues acostumbrados como están a estar del lado del ganador, como ya he dicho, si no son ensalzados o admirados, se ofuscan y procuran hacerte la vida imposible. Llegando al acoso moral, evidentemente por falta de recursos para relacionarse y para poder ponerse al día en sus conocimientos, bueno, ellos mismos están tan mediatizados por los dogmas que han aprendido y enseñan, que difícilmente ven que puedan estar equivocados o cuanto menos confundidos. Esto y muchas más cosas, porque a nivel de conocimiento personal andan totalmente a oscuras. No comprenden sus emociones, desconocen su significado, y como estas les influyen en su vida cotidiana, vamos que la razón impera pero la emoción y el alma les son desconocidas. Es más asocian alma con Iglesia y debido a su materialismo, que por lo general está cercano al marxismo y afines, aparecen los prejuicios. ¿Y cómo se puede ser buen científico con prejuicios? ¿Cómo una persona cercenada en su emocionalidad y espiritualidad puede darse cuenta de que es prejuiciosa? E insisten en que lo que hacen falta son datos, esto para ellos es como la palabra de Dios, tal cual es su comportamiento. Es paradójico, pues renegando de lo religioso, terminan estando en la fe que niegan. ¿Datos? Los datos son aproximaciones y correlaciones, no verdades y mucho menos dogmas. ¿Cómo se puede hablar con personas que en vez de escucharte, ya están hablando para si mismas a ver como te contestan para convencerte de tu error en vez de sopesar lo que dices y contrastarlo con su conocimiento o mejor aun con su experiencia? Esto para mi es el dialogo. Pero siempre surge la imposibilidad de dialogo pues algunos de estos que se llaman científicos (y algunos presumen grandemente de ser escépticos) suelen ser muy agresivos en su comportamiento, siempre imponiendo sus razones de un modo u otro. Si no pueden con las palabras entonces surge la agresividad, y si no, con las etiquetas y los epítetos descalificativos, intentando hacerte sentir inferior a ellos en todo momento, algo que ya he comentado en otra entrada. Son personas reactivas, no proactivas. Andan siempre con el miedo a cuestas, pero esto queda para otro momento. Para estas personas la palabra crear parece ser sinónimo de destruir, destruir al que no piensa como ellos.
Esta entrada la dividiré para que no se haga demasiado densa.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Miles Davis

video´

Echaba de menos el jazz. Aquí está Miles Davis con el tema Time after time. No digo más.

martes, 4 de noviembre de 2008

Lombriz

Camino de dulce tierra
Perforada por anillos interminables
De calculado movimiento.

Depura tu camino.

En el universo quedará
La huella de tu ciega mirada,
Protegiendo las vidas
De aquellos que te han partido en dos,
Queriendo hacer de ti un estercolero.

Tierra y lombriz
Lombriz y tierra.
Todo

lunes, 3 de noviembre de 2008

Copos de nieve sobre un horno

Deberías eliminar cualquier dependencia respecto de lo puro o lo impuro. Entonces la conciencia y la inconsciencia, las opiniones y la indiferencia serán como copos de nieve cayendo sobre un horno al rojo vivo.

Maestro Juanwu

domingo, 2 de noviembre de 2008

La flor

Se cuenta que alrededor del año 250 a.C., en China, un príncipe de la región norte del país, estaba por ser coronado emperador, de acuerdo con la ley y debería casarse.
Resolvió hacer un “concurso” entre las chicas de la corte o quien pensaba era digna de su propuesta.
Al día siguiente, el príncipe anuncio que recibiría, en una celebración especial a todas las chicas y lazaría el desafío.
Una viejita, empleada del palacio hacia muchos años, oyendo los comentarios sobre los preparativos, se sintió triste, pues sabía que su hija nutria un sentimiento de profundo amor por el príncipe.
Al llegar a casa y relatar el hecho a su hija, se asombró al saber que ella pretendía ir a la celebración, e indagó incrédula:
-Hijita, ¿qué vas ha hacer tú allí? Estarán presentes todas las bellas y ricas muchachas de la corte. Sácate esa idea de la cabeza, se que estás sufriendo, no vuelvas tu sufrimiento una locura.
Y la hija respondió:
-No querida mama, no estoy sufriendo y mucho menos loca, se que jamás podré ser su elegida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos algunos momentos cerca del príncipe, y esto me hace feliz.
A la noche, la joven llegó al palacio. ¡Allá estaban todas las bellas muchachas, con las más lindas ropas, con las más bellas joyas! Entonces finalmente el príncipe lanzó el desafío:
-Les daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que dentro de seis meses, me traiga la más bella flor, será elegida mi esposa y futura emperatriz de China.
La propuestas del príncipe no evitó las más profundas tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de “cultivar” algo, sea costumbres, amistades, etc…
El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenia mucha habilidad en las artes del jardín, cuidaba con mucha paciencia y ternura su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía en la misma extensión que su amor, no necesitaba preocuparse del resultado.
Pasaron tres meses y nada surgió. La joven intentó de todo, uso todas los métodos que conocía, nada había nacido
Día tras día ella percibía cada vez más lejos su sueño, y cada vez más profundo su amor…
Por fin, los seis meses habían pasado y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación, la chica le comunicó a su madre que , independientemente de las circunstancias volvería al palacio, en la fecha indicada, pues no pretendía nada más que el pasar unos momentos en compañía del príncipe.
El día señalado estuvo allí, con su florero vacío. Las otras muchachas, cada una con una flor más hermosa que la otra, de las más variadas formas y colores.
Ella estaba admirada, nunca había presenciado tan bello espectáculo.
Finalmente llegó el momento esperado y el príncipe observó cada una de las muchachas con cuidado y atención.
Después de pasar por todas, una a una, el anuncia el resultado e indica a la bella joven como su futura esposa.
Las personas presentes tuvieron las más variadas reacciones. Nadie comprendió porque había elegido justamente a aquella que nada había cultivado. Entonces tranquilamente el príncipe aclaró:
-Esta es la única que cultivo la flor que la volvió digna de ser emperatriz, la flor de la honestidad, pues todas las semillas que entregué eran estériles.
La honestidad es como una flor tejida con hilos de luz, que ilumina a quienes la cultivan y esparce claridad a su alrededor.
Y si no encontramos a quien la valore, no por eso hemos de dejar de ser honestos, seguirá iluminándonos el camino.
Related Posts with Thumbnails