domingo, 27 de julio de 2008

Ante la desesperanza

La vida en algunas ocasiones se nos puede torcer y hacernos pensar que todo está acabado, que ya no puede ir peor, que es el fin… Decisiones llevadas por el desanimo, agarrado a la desesperanza, pueden hacernos ver los acontecimientos tan negros que no veamos salida. Pero no es así. La mente es una gran maga. Maya, como la llaman los hindúes. Hay tanta vida y recursos dentro de nosotros, que son inagotables. Ponerlos a nuestro servicio es una postura sabia, la más sabia que podamos tener.
Aún estando patas arriba y desahuciado, aún así, se sale adelante si uno cree en si mismo. Si, creer en si mismo, algo para lo que el ser humano está preparado, y todos los días se ven casos de personas que en circunstancias verdaderamente traumáticas o desfavorables, se las arreglan para conseguir demostrarse a si mismos que pueden. ¡Cuanto menos no lo vamos a poder hacer nosotros que lo tenemos todo! ¡Ah¡, pero parece que nos falta algo. ¿El qué? La capacidad de ver que seguimos vivos, que vivimos con lo necesario, incluso más de lo necesario, que no estamos solos, que vemos, oímos, gustamos, tocamos, y podemos disfrutar de ello. Nada nos lo impide, sino nosotros mismos.
Nos lo impide nuestra interpretación de los hechos, nuestros pensamientos, esos que construimos en la mayoría de los casos innecesariamente, sin darnos cuenta de que nos estamos engañando. Engañando, porque como dije, la mente juega y quiere seguir jugando al juego conocido. Ese que es tan fácil porque como ya se saben todos los trucos se va rápido y se gana. Pero nuestra mente no es dueña, es servidora. Nuestra servidora. Se revelará, por supuesto. ¿A quién le gustan los cambios cuándo se está tan bien en lo que se conoce y se maneja? Si, porque aunque lo que se conoce y se maneja sea doloroso, insoportable, y demás acompañantes insufribles, es lo conocido, no lo por conocer. Lo desconocido, ¡qué fantasma aterrador!. Tan aterrador que se cierran todas las puertas, ventanas, recursos, estrategias, etc., etc. ¿Somos o no esclavos de nuestra mente? Se enseñorea con nosotros, efectivamente, como si fuera nuestra dueña. Pues no. Esta señora es nuestra servidora, calladita y hacendosa, cuando la sabemos entender. Presta a darnos lo que queremos en el mismo momento en que lo queremos. ¿Habrá mejor servidor?
El que más protesta suele ser el que menos motivos tiene. Nos aferramos a las ideas y creencias como si fueran nuestro último y único recurso. Y cuando creemos tenerlo todo, ocurre algo que trastoca toda nuestro espejismo de seguridad. Bien es cierto que Abraham Maslow en su libro “El hombre autorrealizado” habla de la importancia de tener las necesidades básicas cubiertas para poder evolucionar hacia la autorrealización. Sin estar totalmente en desacuerdo con esta idea, y sopesando las condiciones en las que algunas personas viven, y en las cuales también he vivido, pienso que aún en las más difíciles se puede llegar a la autorrealización. Esta depende más de la honestidad, que de los avatares externos. A mayor honradez, más valor. Es un pilar básico. Tan básico como respirar. En el mismo momento en que se es deshonesto algo en nuestro interior se rompe, y abre una brecha para el miedo. Miedo que se va convirtiendo en el gran alimentador de esa mente que entonces se pone prepotente y se enseñorea, haciéndonos sus esclavos.
Aquí se habla desde la experiencia, no desde la teoría. Me deshice de la teorías en el mismo momento en que pisé una universidad. La mayor cárcel a la que uno pueda acceder. Esto, será en otro momento.
Sólo hay que reflexionar un poco. ¿Cómo me siento cuándo hago algo en contra de mi mismo? -No me refiero aquí al egoísta, estos tienen claro a lo que van y les importa poco si se sienten bien o mal, algo que pagarán más tarde en su propio organismo. Nada desaparece, todo queda, para bien o para mal-. Esa sensación de intranquilidad que al principio es pequeñita, va haciéndose cada vez más y más grande, más y más presente, con lo que acaba formando parte de las emociones y pensamientos de uno. Sea o no consciente de ello. Está. Esto es lo que alimenta los pensamientos pesimistas, negativos, depresivos y por supuesto la desesperanza. Tanto en la depresión endógena como en la exógena. Hay acontecimientos externos (la exógena) que nos pueden hacer perder el rumbo, si no estamos muy bien de autoestima. En la endógena el asunto va por distinto camino pero no es distinto el motivo, nuestro interior. Si no nos sentimos bien con nosotros mismos puede ser más fácil caer en pensamientos negativos que oscurezcan el día, así de pronto. Todo sale a flote, aunque nos empeñemos en esconderlo. Pero si lo escondemos, más se empeñará en salir. Se usa como metáfora un balón. Un balón es empujado bajo el agua, y aguanta mientras lo sujetamos, en el momento que lo soltamos se revuelve y sale disparado. Así son nuestras emociones y pensamientos escondidos. Eso es lo que nos hace tener pensamientos nocivos. Al hablar como lo hago puedo resultar un tanto dogmática. Si, es cierto, no voy a negarlo. Hablo desde la experiencia. Cada uno de los pasos, cada una de las dificultades han sido sentidas, vividas y por fin liberadas por ello me expreso así. Pero aunque me exprese así y yo lo haya experimentado, no es la verdad. Es mi verdad, sólo eso. Lo cuento por si puede servirle a alguien, por si puede encender una luz en el entendimiento, y también por dar un poco de esperanza a los que quieren ver qué aún hay solución y les gusta encontrar ánimos. Qué quieren hacer algo para mejorase a si mismos y al mundo que les ha tocado vivir. Sólo por eso hablo así. Quizá para dar más fuerza al dialogo, si porque estoy dialogando, no disertando. No lo parece ¿verdad?
Bueno, para que no sea todo tan serio os voy a dejar un pequeño vídeo, para mi expresa muy bien esta esperanza. Eso si, hay que verlo hasta el final, final del todo (cuando parece que ya acabó, sigue). Si no, se pierde lo esencial. ¡Qué disfrutéis!

video

24 comentarios:

  1. Hay una cosa que admiro de ti y es tu claridad de ideas. Me das envidida porque sabes, o al menos a mi me lo parece, lo que tienes que hacer y como actuar en cada momento.

    Yo he necesitado pastillas (y aún necesito aunque me han bajado la dosis) desde febrero, aparte de la terapia del psicólogo, y me hubiera gustado ser capaz de levantarme cada día por mis propias fuerzas, me hubiera gustado controlar mis angustias y la verdad es que no he podido.

    Tu por el contrario, y como decía antes, parece que sabes lo que hay que hacer en cada momento...quizás es que te quieres mas de lo que yo me quiero a mi.

    Besos y gracias por mostrarnos otros caminos.

    ResponderEliminar
  2. ...oido cocina!!!!...me siento afectada por algunas cosas de las que escribes y aunque estoy en sus soluciones...me detendré a pensar au más algunas cosas de las muchas imprtantes que aqui has dicho...gracias por tus palabras...un abrazo...

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!xavi: al igual que tú, también me dieron pastillas. Al igual que tú me sentí en las ultimas tantas veces que desee morir otras tantas. Al igual que muchos lo vi todo negro cuando cada intento que hacia, me pasaba algo peor...ahí fue la renovación, después de volver de la locura, si la conocí bien de cerca,doy gracias a Dios por habermela mostrado y dejarme salir de ella,
    supe que los que pretendian curarme estaban aún peor que yo. Cuando ya no te quedan recursos te encomiendas a Dios, y responde, ya lo creo que responde...Comencé a tomar esencias florales y aquí estoy contandoos esto. Yo quería salir...sólo eso, y llegue a no quererme nada de nada...Así que xavi, quizá mirando de otro modo en el mundo aparezcan las soluciones, tú tienes que encontrar las tuyas. Ya viste el gusanito la sorpresa que nos díó.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!mimundo: ¡¡¡servido!!!jajaja...mmmmmuuuuuaaaakkkk, otra vez, hala...gracias a ti por luchar, se tansmite energía, esa que tanto alimenta el alma y que tanto alienta...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho como escribis y como te expresas. Es un placer leerte.
    Espero comienzes bien la semana.
    Miles de besoss Male

    ResponderEliminar
  6. Hay momentos en la vida en los que no vemos salida a nada, nos rendimos sin darnos cuenta, tenemos que sacar de nosotros mismos para lograrlo. A veces hay que buscar muy dentro de ti para encontrarlo pero, a mí por lo menos, me sirvió de mucho.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, a veces sonás algo dogmatica, vaya que vos misma te das cuenta, eso esta bueno. Pero una en el fondo, vislumbra que no es de eso de lo que se trata, que lo que queres es compartir algo que te costo aprender. Me equivoco?
    Pensamientos nocivos, sentimientos nocivos, bueno, yo hablo bastante de eso en mi blog, ando como persiguiendo la manera de desligarme de esos sentimientos y pensamientos nocivos que tantas piedras me ponen en el camino y que me hacen ver todo tan diferentes para peor que lo que en verdad es. Y cuanto mas ahonda uno en esto, mas ve cuantas cosas estan teñidas por estos pensamientos. Yo estoy en una etapa, que me siento como una especie de "paranoica" se definiria, con respecto a los pensamientos nocivos, paranoica porque "los veo por todos lados", principalmente en mi misma. Pero paranoica no negativamente eh, es solo una expresion.
    Besos Haidee.

    ResponderEliminar
  8. Maravillosa entrada.

    La mente es un músculo, hay que ejercitarlo y llevarle por dónde creemos que debe ir, no por dónde él quiere con su ego y su autoengaño.

    Los cambios, claro, siempre asustan, será por aquéllo de más vale lo malo conocido, sin darnos cuenta que muchas veces dando tan solo un pasito más nos encontramos con algo sencillamente maravilloso, pero los cambios producen miedo y el miedo nos paraliza. Este último año he aprendido a mirar a mis miedos de frente y cuando lo haces, como por arte de magia, desaparecen. Aún así, todavía quedan resquicios.

    Tu hablas del libro de Maslow, me lo apunto, pero no para las vacaciones que me he comprado novelas más ligeritas. No quiero pensar más aunque me temo será inevitable. Yo he terminado el hombre en busca de sentido, y sí, si encontramos el sentido de nuestra vida, cualquier calamidad será sobrellevada y superada con dignidad.

    Xavi, tu estás en tu propio viaje. Todos lo hemos emprendido y por eso, estoy convenvida, que nos hemos encontrado.

    bss.

    ResponderEliminar
  9. Se me olvidó ... yo también he utilizado, flores de bach y homeopatía. Me gusta más el enfoque.

    A día de hoy no salgo de casa sin llevar en mi bolso las Rescue.

    bss.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!male: bonita, te lo agradezco. Se feliz. Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡hola!ejco: muy, muy adentro, de tan escondidos que estamos ante nosotros mismos...
    Lo transmites en cada palabra...Un cariñoso abrazo.


    ¡Hola!serhumana:¿a qué si? Lo que importa es el contenido y y tú lo has entendido.
    Te entiendo. Por la percepción de que algo no anda bien y necesitas traducirlo y no dejarte engañar por aquello que sabes perjudica...bueno tomalo con calma, la que puedas, y procura no crear obsesión al respecto, si no "el remedio será peor que la enfermedad", como se dice.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!bahhia: "cuando los enfrentas desaparecen por arte de magia" espejismos bien contruidos pero totalmente ficticios...esos resquicios son los que en ocasiones nos hacen dudar de nosotros mismos, pero se les gana la partida.
    Cada cosa a su tiempo, eso si sin engañarnos :). Buen libro también el de Viktor E. Frankl ,algo que lei en el que decia más o menos:"cuando salí y le contaba a la gente por lo que había pasado, no escuchaban, todos hablaban de que tenian sus problemas", ¡cómo me atormentó a mi esto!. Cuan sordos estaban todos...:(, ahora gracias a Dios ya hasta eso he superado :)). Hay más libros en el lateral si quieres fisgar.
    Es cierto, todos nos encontramos, sincronicidad...;)
    Así que tú también, me gusta. Y no sólo para ti las lleves, para ayudar en algún caso de emergencia, siempre se presentan las ocasiones si uno está dispuesto...ya sabes cuando estás preparado aparece el maestro, este puede estar y ser traducido en miles de personas y cosas. Cariñosos abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Tienes razón con lo de las Rescue, y así ha ocurrido ya.

    Tu lateral lo he visto y me llamó especialmente la atención, no un libro, sino la web de acoso.

    bss.

    ResponderEliminar
  14. Cuando uno se hunde hasta el fondo no sabe por donde salir, a veces comete tonterías, a veces crees que los que más intentan ayudarte de todo corazón son tus mayores enemigos.

    Para salir nada mejor que uno mismo pero también, ¿por qué no?, la ayuda de aquellos que tienen buen corazón y no de los que solo se rigen por estadísticas, estudios y leyes. De aquellos que solo buscan su beneficio o hundir a otros.

    ¿Las pastillas? Pues no sé... es difícil saber si sirven o no. Para una crisis grave, puntual, pueden ayudarte. Pero es evidente que después ya no sé si harán algún efecto.

    Como decía en la entrada anterior, cuando nos metemos en un túnel al principio no vemos la luz del final pero si caminamos, aunque sea a oscuras y tropezando, al final comenzamos a ver la luz.

    ResponderEliminar
  15. Complicado, muy complicado el tema que tocas hoy... Ojalá todo el mundo se diera cuenta de que todo depende de uno mismo, que el salir adelante es tan sencillo como plantearselo y desear realizarlo... pero eso no funciona así... Hay ocasiones en que nuestra mente,nuestro corazón, nuestras fuerzas no nos quieren seguir... no logramos poner de acuerdo los mecanismos necesarios para lograrlo... aunque coincido contigo en una cosa... lo primordial, lo realmente necesario, es creer en uno mismo... Besos

    ResponderEliminar
  16. la mente esa extraña con la duermo todos los dias, aunque me empeño en conocerla y controlarla un poco mas cada dia. Falta de ganas no es, quiza es que como bien dices escondi demasiado y cuando sale a flote duele mas que antes, a partir de ahora no quiero guardar nada, no quiero interrumpir los pasos, empezare la casa por el tejado. La verdad me has hecho llorar, pero no para mal ehhh!!! jejeje. Me encanta que tengas las ideas tan claras, no todo el mundo que pasa por el tunel oscuro sale de el tan reforzado, y me encanta porque me aportas pensamientos nuevos que yo decido tomarlos prestados con tu permiso, cada uno tiene su verdad pero si la compartieramos como haces tu, quiza el mundo seria un poco mas amable.
    MILLONES DE GRACIAS.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!bahhia: ¡qué bien!ya has tenido ocasión.
    Es la mejor página que conozco sobre el tema... Un fuerte abrazo.

    ¡Hola!juan carlos:si que se hacen muchas cosas, pero mejor no llamarlas tonterias, uno las hace porque en ese momento no ve, no ve nada más que su desdicha, unos, a otros les motivan otras cosas, pero todo tiene un sentido.
    Claro que viene bien ese tipo de ayuda, pero también en ocasiones ellos se sienten impotentes porque no saben como, y tú no estas para explicar lo que te pasa de manera que lo entiendan...por eso, al final uno tiene que apoyarse en si mismo, como bien dices.
    Si, también comparto contigo que en momentos puntuales y para lo funcional son buenas, temporalmente. Lo mejor indagar las causas de por qué te ha pasado, o por qué no puedes salir, no esconderlo con pastillas que enmascaran el problema de fondo.
    Me alegra oirte decir eso, es importante verlo para saber que siempre hay una luz...:) Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola!hawkeye: sólo es encontrar la herramienta, el cómo entrar, al igual que se hace con lo material, hay miles de inventos y aparatos para arreglar otros aparatos, y la mente que está con nosotros hace un millon de años, y que hace miles de años alguien ya nos dijo como hacerlo, resulta que nos parece imposible y complicado. Un poco paradojico diría yo.
    Creer en uno mismo es un pilar básico, y eso cuando somos adultos es nuestro trabajo, saber como hacar para aprender a querernos y no martirizarnos. Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡hola!xeixa: ¿qué has llorado? Llorar ayuda a liberar emociones retenidas, ayuda a limpiar por lo tanto, así que bienvenido sea ese llanto.La mente es mejor conocerla para así saber sus juegos, entonces ya la puedes tener a tu servicio.
    ¡Todos tuyos! para eso son para cogerlos.Ahora son claras, el infierno ha sido tremendo pero todos, todos salimos reforzados de esas situaciones, y si tengo oportunidad de contarlo esta claro que es porque he recibido ayuda, una ayuda inestimable, que apareció cuando me entregué totalmente e incondicionalemente a lo que se dispusiera de mi. Pero esto es algo que te cuento, os cuento, se que no todos lo van a ver así. Cada uno tiene su misión aquí. Tú sabes bien que nos encontramos por algo. Las gracias son compatidas, yo te agradezco poder estar hablando contigo. Un gran, gran abrazo con alma.

    ResponderEliminar
  20. No sé por qué pero es como si todas esas palabras fueron escritas para mi (sé que no) pero acá estoy hecho un mar de lágrimas por leerte y no sólo por eso sino porque tienes tanta razón... Me he quedado sin palabras...
    Muchas gracias de corazón!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  21. Me ha conmovido tus palabras, debe ser porque en más de una vez me he encontrado justo en ese punto sin saber qué hacer y no tener quien me guie, pero estoy de acuerdo contigo hay muchos que la están pasando peor y nosotros como egoistas no pensamos en ello, aunque creo también que para pensar en el prójimo debemos pensar en nosotros mismos para estar bien internamente, sino sea lo que sea nada funciona :)

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola!mamarracho: ya como que no te viene bien este nombre, me gusta más muchacho, un muchacho sensible y azorado, confundido y herido que lucha por salir de su atolladero lo mejor que puede, vencerás muchacho, lo sé, como el ave fenix resurgiras de tus cenizas. Un cariñoso abrazo.

    ¡Hola!mengana: totalmente de acuerdo, primero comenzar por uno mismo,es la mejor manera de no convertinos en personas perdidas en un már de engaños. Gracias por mostrarme tus sentimientos, es bonito compartir, y que hayas sentido como al final aún sintiendote perdida el mejor guia es el quererse a uno mismo.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  23. "La esperanza está llena de terrenos baldíos"...

    ¿por qué retener pero sufrir y mejor dejar ir pero estar libre?
    ... por qué somos tan tercos?!

    ResponderEliminar
  24. ¿Hola! muchacho: No es una cuetión de terquedad, es sólo un estado de habituación o condicionamiento -te hablo desde el budismo que hace miles de años ya lo expresó, no desde el conductismo que todo lo copia y no sabe nada de seres humanos y si mucho de animales- el pensamiento está dirigido por las emociones y una vez estas entran en funcionamiento -son las más primarias- si no se conocen sus reacciones uno se siente perdido en un mar de sensaciones incontrolables por la razón. Esta y corazón no siempre van a la par, pero es la razón la servidora del corazón; este sabe siempre más allá. Digo corazón en sentido metafórico. Es nuestra parte espiritual la que nos habla, ella siempre sabe más que todo el conocimiento y terquedad que nosotros podamos tener.
    Tu intuición posiblemente te halla dado muchos mensajes pero no has querido escucharlos por la necesidad de hacer tangible una emoción,una idea de lo que es amor, que no Amor, insisto sobre esto, porque es así como llegamos a estar en estas situaciones en las que no nos amamos a nosotros mismos y entonces, en el espejo del otro nos vemos reflejados, se reflejan nuestas carencias y ahí radica el problema.
    En cuanto a la esperanza, esta existe, somos nosotros los que la emponzoñamos con nuestras ilusiones irreales y egoistas, les pongamos el nombre que les pongamos. La esperanza es saber que nada malo te va a ocurrir, y esperar. Si te llega la hora por algo será... Es vivir en el mundo y en el presente, sin por ello avandonar lo más importante que somos nosotros mismos, por eso la necesidad de estar bien para poder dar lo mejor de nosotros mismos en cualquier momento y a cualquier persona... y que sea lo que Dios quiera...Besos muchacho.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails